Dolor neuropático: siento un hormigueo…¿Estaré enamorado?

Dolor neuropático: siento un hormigueo

Compartir

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Dolor neuropático: siento un hormigueo…

¿Conocéis esa sensación?

Me refiero a ese momento en el que sientes un ligero hormigueo y no sabes muy bien cómo expresarlo… Una sensación diferente que a menudo describimos como:

“Es como un cosquilleo que recorre la zona…”

“No sabría decirte cómo es… Es algo raro…”

“Cuando lo noto tengo como la necesidad de acariciarme fuerte o moverme…”

Sí, compañeros/as. Sé que son fechas más “enamoradizas”, pero no me refiero al hecho de enamorarse, aunque sea muy bonito… Me refiero a la clínica del dolor neuropático.

Somos fisios. ¿Creíais que íbamos a hablar del amor? Puede que, en otra ocasión, pero de momento veamos a qué nos referimos cuando usamos este término.

¡Adelante!

Dolor neuropático, nociceptivo y nociplástico.

Antes de nada, tenemos que ponernos en contexto.

Entendamos que, aunque muchos dolores puedan denominarse como mixtos1, podemos distinguir principalmente tres: dolor nociceptivo, dolor neuropático y dolor nociplástico.

“Buff… Eso es un lío, nunca me termino de aclarar.”

Vamos a simplificarlo todo lo que podamos.

El dolor es una alarma/alerta de que algo no va (o puede no ir) bien. Así que podríamos decir que tiene una función evolutiva: detectar y proteger2. Este es el conocido como dolor nociceptivo (como cuando el meñique se da con la pata de la mesa).

Pero… ¿Y si esta señal se produce en nuestro sistema nervioso? La respuesta del nervio suele ser distinta, produciendo signos y síntomas de pérdida de función (como la anestesia) o de ganancia (como la alodinia). Bienvenidos al mundo del dolor neuropático.

El último dolor (dolor nociplástico) se conoce como un dolor maladaptativo (al igual que el anterior2), pero ya hablaremos más de él en otra ocasión.

Atendiendo a esto, podríamos referirnos a este dolor como una respuesta maladaptativa asociada a respuestas sensitivas, motoras y/o reflejas alteradas.

Sin embargo, ¿qué nos quiere decir esto?

¿Qué está pasando?

Vamos a imaginarnos un clásico que todos hemos visto en la universidad y, seguramente, también en nuestra práctica clínica…

¡El famoso síndrome del túnel carpiano!

Se trata de una neuropatía por atrapamiento del nervio mediano en su paso por la muñeca, sugiriéndose (aunque hay debate al respecto) una compresión en la zona que genera sintomatología en dicho nervio.

¡Perfecto! Y ahora os pregunto… ¿por qué duele?

“A ver, si esa zona se está “comprimiendo”, será porque el nervio no tiene espacio.”

¿Y si os dijese que la descompresión quirúrgica de la zona “solo” tiene un 75% de éxito?3

“Ummm, bueno, es posible que por el paso del tiempo alguna estructura cercana se haya podido irritar y esté dando dolor en la muñeca o en la mano.”

¡Esperad! ¿Solo en la muñeca o en la mano? Tened presente que los síntomas que presentan estos pacientes no siempre están restringidos al dermatoma, miotoma o esclerotoma de este nervio. Es más, muchos tienen síntomas en otros territorios, como el inervado por el nervio cubital3.

“¡¿Qué dices?! Pues no sé… ¿Puede que porque estos nervios estén conectados por ramas comunicantes?

Podría explicarlo, pero no terminaría de explicar porqué estos pacientes (y otros con neuropatías por atrapamiento) muestran síntomas en el lado contralateral…3

“… Sabes que al final te voy a coger manía, ¿no?”

¿Qué sabemos realmente?

En fin, ya habéis visto que el cuerpo es algo complicado…

Se sugiere que existen mecanismos locales y centrales que pueden generar estos síntomas, aunque no se consigue dar con un tratamiento adecuado de momento3.

La investigación continúa y, por ello, mientras tanto trataremos de darle un poco al coco.

¿Qué mecanismos podrían estar relacionados? ¿Cómo podríamos abordar estas causas desde la Fisioterapia?

Si quieres saber más del mundo de las neuropatías, échale un vistazo a nuestro nuevo curso de neuropatías en MMSS con Arturo Such. 

Dejemos al resto del mundo con sus “hormigueos” de San Valentín y démosle una vuelta a estos. ¡Os leemos!

Ideas clave

  1. Aunque no estemos habituados a tratar con él, el dolor neuropático puede afectar en torno al 10% de la población… Debemos tenerlo presente.
  2. Además, no debemos olvidar que muchos dolores tendrán características mixtas y debemos prestar atención a ello.
  3. Los mecanismos de las neuropatías no se reducen a los locales; recientes investigaciones nos hacen ver en la importancia que pueden tener los centrales.
  4. Se sigue teniendo dudas en cuanto al tratamiento, pero la Fisioterapia es considerada como una de las primeras vías de actuación.

Referencias bibliográficas

  1. Freynhagen R, Parada HA, Calderon-Ospina CA, Chen J, Rakhmawati Emril D, Fernández-Villacorta FJ, Franco H, Ho KY, Lara-Solares A, Li CC, Mimenza Alvarado A, Nimmaanrat S, Dolma Santos M, Ciampi de Andrade D. Current understanding of the mixed pain concept: a brief narrative review. Curr Med Res Opin. 2019 Jun;35(6):1011-1018.
  2. St John Smith E. Advances in understanding nociception and neuropathic pain. J Neurol. 2018;265(2):231-238.
  3. Schmid AB, Nee RJ, Coppieters MW. Reappraising entrapment neuropathies – Mechanisms, diagnosis and management. Manual Therapy. 2013;18:449-457.
Si te ha gustado «Dolor neuropático: siento un hormigueo… ¿Estaré enamorado?» de Qeres Formación en colaboración con Asier García, no dudes en dejar tu comentario… ¡Estaremos encantados de leerte! Además, si te gustaría enterarte de todas las novedades que tenemos para ti, síguenos en Instagram y estarás al día de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más para explorar