Siente la fuerza

Compartir

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Siente la fuerza

Últimamente estamos escuchando por todos lados la importancia de la fuerza. En las redes, en los estudios e, incluso, en la clínica. Fuerza, fuerza y fuerza. Es como si el universo de “Star Wars” hubiese absorbido nuestras vidas.

Parece que se ha convertido en una especie de monotema, pero… ¿Por qué tanto hincapié? Seguramente sea por algo más que una simple “moda”.

Por ello, hoy vamos a ver ciertos puntos que cualquier fisioterapeuta (o, más bien, profesional de la salud) debería conocer para poder transmitírselo a sus pacientes.

Necesaria en nuestro día a día

Os planteo el caso de Lucía (por ejemplo), una señora de 80 años con falta de funcionalidad en su día a día. Pongamos de ejemplo la odisea que le supone levantarse de la silla después de comer. Para hacerlo, Lucía necesita generar el 60% de su fuerza de piernas (remarco que tan solo es un ejemplo), pero es posible que dentro de unos años ese 60% pase a ser un 85% o un 120%, haciendo que, para Lucía, levantarse de la silla sea, literalmente, IMPOSIBLE.

“Has puesto un ejemplo bastante exagerado, ¿no?”

En parte sí, pero es más común de lo que pensamos… Este ejemplo tan solo trata de haceros ver que la fuerza es necesaria para todo (andar, levantarse, coger un vaso, peinarse…). Todo movimiento implica que seamos capaces de generar una fuerza que pueda desplazar un peso determinado por el espacio.

Y ya que estamos inmersos en la temática de “Star Wars”, os recordaré esta frase del Maestro Yoda:

“… Para mí el aliado es la Fuerza, y es un poderoso aliado”.

Ahora bien, ¿todos tendremos que entrenar en los gimnasios como powerlifters o culturistas? La respuesta está clara y es que, una vez más, depende.

Dependerá del objetivo que tengamos, es decir, del contexto. Desde luego, Lucía no necesitará de momento ponerse debajo de una barra (su capacidad actual, en parte, no lo hace necesario), aunque puede que en un futuro nos lo planteemos, quién sabe…

De esto hablaremos más adelante, pero ahora hablemos de los beneficios que acarrea el hecho de entrenar fuerza.

El poder de la fuerza

Podríamos volvernos locos mencionando todos los beneficios de realizar todos los beneficios de entrenar fuerza, ya que no solo hará a nuestros pacientes más fuertes, sino que también aumentará la masa muscular, la densidad ósea, la capacidad cognitiva, depresión y memoria, mejorará el perfil lipídico, la tensión arterial, la función y el contenido mitocondrial, la calidad de vida…

No solo eso, sino que uno de los efectos más interesantes que encontramos es el cambio a nivel psicosocial, es decir, la mejora de la autoeficacia, la confianza en uno mismo, la motivación…

Además, también podríamos hablar de mejoras en enfermedades degenerativas (Parkinson o esclerosis múltiple) e, incluso, de la reducción de la mortalidad.

¿Qué podemos sacar en claro?

La terapia activa, ejercicio terapéutico o como se prefiera denominar es un gran aliado. Dentro de todas las variantes, el entrenamiento de fuerza sabemos que presenta muchos beneficios, pero no nos debemos olvidar, por ejemplo, del entrenamiento de resistencia (“endurance” en inglés).

“¡Perfecto! Entonces paciente que entre, paciente que sale con el ejercicio de sentadillas como “deberes” con unas… ¿3 series de 10 repeticiones? Suena bien, ¿no?”

A medias… Pronto entraremos en detalle, pero puede que tengamos que alejar el zoom y ver a nuestro paciente con más perspectiva.

¿Qué puntos creéis que tendremos que tener en cuenta? No olvidéis de comentar vuestras opiniones, ¡os leemos!

 Y para acabar, no se me ocurre una forma mejor de terminar que diciendo…

“Que la fuerza te acompañe”

Ideas Clave:

  • La importancia de la fuerza va mucho más allá de lo estético, ya que los beneficios para la salud son incontables.

  • Cualquier gesto que realicemos implica la generación de fuerza; es decir, es necesaria para vivir.

  • En caso de tener que programar un entrenamiento para su mejora, deberemos tener en cuenta varios factores. En otras palabras, deberá estar individualizado.

Referencias bibliográficas:

  1. Lopez P, Silveira Pinto R, Radaelli R, Rech A et al. Benefits of resistance training in physically frail elderly: a systematic review. Aging Clin Exp Res. 2018;30(8):889-899.
  2. Westcott WL. Resistance training is medicine: effects of strength training on health. Curr Sports Med Rep. 2012;11(4):209-16.
  3. Comité Nacional de Medicina del Deporte Infantojuvenil. Strength training in children and adolescents: benefits, risks and recommendations. Arch Argent Pediatr. 2018;116(6):S82-S91.
Si te ha gustado «Siente la fuerza» de Asier García en colaboración con Qeres Formación, no dudes en dejar tu comentario… ¡Estaremos encantados de leerte! Además, si te gustaría enterarte de todas las novedades que tenemos para ti, síguenos en Instagram y estarás al día de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más para explorar

Siente la fuerza

Siente la fuerza.

Siente la fuerza Últimamente estamos escuchando por todos lados la importancia de la fuerza. En las redes, en los estudios e, incluso, en la clínica.